Evernight RPG



 
ÍndiceBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Elena Jenkins {en contrucción}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Elena Jenkins

avatar

Cantidad de envíos : 212
Edad : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2010

MensajeTema: Elena Jenkins {en contrucción}   Jue Sep 08, 2011 12:22 am

Elena Jenkins




~Básico~


Nombre complete: Elena Jenkins

Apodos/Motes: Ninguno

Padres:
Padres biológicos: Laurah Evans {humana} y padre desconocido
Padres adoptivos: Karen Jenkins y Matthew Jenkins {vampiros}

Fecha de nacimiento: 20 de febrero de 1994

Raza: Humana

Edad: 17 años

Orientación sexual: Heterosexual

Fecha de introducción: En el 2007 a la edad de 13 años

Oficio/Ocupación: Secretaria del Consejo Estudiantil

Curso: Tercero

Nacionalidad: Estadounidense


~¿Cómo es?~


Descripción física:




Descripción psicológica:

Gestos: Desde bien pequeña tiene gestos que la identifican. Cuando esta nerviosa suele morderse o tocarse las uñas, y a veces si las lleva pintadas se quita el esmalte rascándolo. Durante el día tiene la costumbre de morderse el labio inferior, pero solo de vez en cuando. Ese gesto se intensifica cuando está muy concentrada en algo, sobretodo durante los exámenes o en la sala del Consejo cuando esta haciendo su trabajo. Otro gesto muy peculiar de ella es que cuando tiene necesidad de ir al baño hace un baile con las piernas, mucha gente se ríe de ella por esa extraña costumbre.

Manías: Se podría decir que es una chica bastante maniática con respecto a algunas cosas. Siempre va enganchada a su ipod, cuando no esta con nadie o no tiene nada que hacer se pone los cascos y escucha música. Si coge alguna costumbre es difícil que cambie la manera de hacerla. Cuando tiene que hacer algo le gusta que este lo mejor que pueda, eso le pasa sobretodo a la hora de hacerse la cama. También tiene algunas pequeñas manías más, pero que ya se verán cuando la vayan conociendo.

Gustos: Algunas de las cosas que más le gustan son el chocolate, la coca-cola y los pintauñas. Le encanta pintarse las uñas de diferentes colores, si puede se las cambia cada semana. Le encanta hacer deporte, como por ejemplo: bádminton y baloncesto.

Odios: Le pone de los nervios la gente que va de lista y que se creen superiores a los demás. Muchas veces no suele aguantarse y les dice un par de cosas. Odia que la traten como una niña pequeña y que le digan lo que tenga que hacer, como si fuera tonta.

Debilidades: Las cosquillas. Tiene muchas en la barriga y cuando se las hacen queda indefensa totalmente. No le gusta hablar de su pasado, si le preguntan disimuladamente cambia de tema. Y el no poder ayudar a alguien, sentirse impotente, la entristece.

Medios/Fobias: Durante su estancia en el orfanato cogió algunos traumas. Le dan mucho asco y miedo las arañas, no las soporta. Cuando ve una la mata y hasta que no se asegura de que esta muerta no se queda tranquila. Tiene fobia a los sitios pequeños, cerrados y oscuros.

Defectos y virtudes:
Defectos: Es una chica muy tozuda. A veces sin darse cuenta da algún que otro golpe con la mano, como signo de protesta, enfado, desacuerdo, etc.
Virtudes: Cuando se propone algo lucha hasta conseguirlo. Siempre que puede ayuda a los demás sin pensárselo dos veces.

~Pasado~


Historia:

Todo empezó el día en que Laurah, una chica de 15 años, volvía a casa de noche y un hombre abusó de ella. Todo hasta ese día era perfecto, tenía todo lo que cualquier chica a su edad podía desear, pero aquello la dejó marcada para siempre. Pasó un mes después de lo ocurrido y Laurah ya hacía días que se sentía mal, así que sus padres la llevaron al hospital. Una vez realizadas las pruebas, el médico los llamó a los tres para darles los resultados: “Laurah está embarazada”. Esa noticia no fue bien recibida, sobretodo por ella que quería deshacerse de esa criatura que era el resultado del peor momento de su vida.

Pasaron los meses y dio a luz a una preciosa niña que se parecía mucho a ella, pero cuanto más la miraba, más le recordaba a aquel hombre que le había destrozado la vida y más la odiaba. No quería verla. Al principio había tenido la esperanza de quererla y cuidarla, pero no podía, le resultaba imposible estar cerca de ella. Al final sus padres decidieron darla en adopción para que encontrara una familia mejor, que la quisiera y la cuidara. Con gran tristeza llevaron a su nieta a un orfanato, pero antes con todo su cariño y amor le pusieron un nombre: Elena.

A partir de ahí Elena vivió unos años en el orfanato, conviviendo con todos los niños y niñas que estaban allí con ella. Siempre estaba sonriendo y nunca daba problemas, excepto en algunos momentos que como cualquier niño de su edad hacía alguna que otra gamberrada. A medida que pasaban los años Elena se sentía sola, eso era debido a que sus amigas se iban del orfanato hacia un hogar con una familia mientras que ella se quedaba allí. Una vez cumplido los 6 años un matrimonio la estaba esperando en la portalada junto a un peluche de tacto suave y con unos ojos muy grandes que mas tarde Elena lo agarro como un objeto valioso , de hecho ese peluche era el primer regalo que había recibido de lo que ahora consideraba su familia.
De vivir en un orfanato pasó a vivir a una casa lujosa con sirvientes, que algunos de ellos estaban solo para ella. Los primeros meses fueron desconcertantes, ya que nunca había recibido cariño de unos padres, también le sorprendió que en sus cumpleaños le hicieran regalos caros, mientras que en el orfanato con un caramelo era suficiente. La relación con sus nuevos padres era muy buena, nunca peleó con ellos e intentaba no causarles problemas. Durante su estancia allí recibió una educación excelente, es decir, aprendió idiomas como español, francés y perfeccionó su lengua materna, el inglés. También la enseñaron a tocar diversos instrumentos, pero los que más le gustaban eran el violín y el piano. Los años pasaban y en estos consiguió todo lo que quería, ellos se lo consentían todo, pero a medida que pasaba el tiempo se alegaban cada vez más de Elena y volvía a sentirse sola.

A la edad de 13 años sus padres la volvieron a abandonar. Un día al llegar a casa se encontró con que esta estaba vacía, no quedaba nada. Lo único que estaba intacto era su cuarto, cada cosa estaba en su sitio, excepto una carta encima de su escritorio que antes no se encontraba allí. La cogió y la leyó cinco veces, aun no se podía creer lo que estaba escrito:
“Cariño, sentimos no haberte dicho nada y dejarte así de repente, pero la verdad es que hay gente peligrosa que nos persigue y ahí no estábamos a salvo, así que estaremos fuera por un tiempo. No te preocupes, porque volveremos a buscarte. Durante este período que no estemos cuídate mucho, te hemos dejado dinero repartido por casa, no te resultará difícil encontrarlo. Cuando volvamos nos pondremos en contacto contigo. Te queremos y esperamos que nos perdones.”

Con rabia rompió la carta y la tiró al suelo, no se podía creer que la hubieran dejado ahí tirada de esa manera. Buscó el dinero por toda la casa, rincón a rincón y encontró algunos de los sobres. De repente escuchó ruido en el piso de abajo. Ese fue su primer encuentro con la Cruz Negra. Le explicaron todo lo que eran sus padres adoptivos y lo que creían que querían hacer con ella. La convencieron de que todo lo que ellos habían echo hasta ahora y lo que le habían dicho a ella eran puras mentiras. Nunca había sentido rencor por nadie, pero en esos momentos se sentía tan engañada y manipulada que no dudó en aceptar su ofrecimiento. Elena entró a formar parte de la Cruz Negra.

El primer año se entrenó duro para llegar a ser una buena cazadora, trabajó sin descanso y ayudó en todo lo que pudo, sin poder olvidar lo que le había echo. Después conoció a una persona que con el tiempo se convirtió en alguien muy especial para ella: Sookie Ross. Desde un principio sintió aprecio por ella. Se sentía tan a gusto cuando estaba a su lado, se lo contaba todo y gracias a ella empezó a dejar de pensar en el pasado. Sentía que no valía la pena perder el tiempo con cosas que ya deberían estar olvidadas y vivir el presente. Empezó a comprender la razón por la que sus padres habían huido y poco a poco volvió a ser la persona que era antes, pero esta vez más fuerte en cuerpo y alma. Hasta tubo en mente dejar la Cruz Negra, pero se quedó por dos razones: Una era por Sookie, no quería dejarla, ya que se había convertido en una persona muy preciada y la segunda razón era porque esta era una manera de ayudar a las personas que en cierto modo no se pueden defender de seres que ni siquiera saben que existen. Había una cosa que la Cruz Negra no sabía, y era que Elena guardaba muy bien el dinero que le habían dejado sus padres, un dinero que guardaba para cualquier emergencia.

Al cumplir los diecisiete fue enviada a una misión, junto con algunos de sus compañeros, infiltrarse en la Academia Medianoche. Al llegar a la Academia, Elena luchó por el puesto de Secretaria en el Consejo. Temía por la seguridad de la tesorera, una humana rodeada de tres vampiros, y al mismo tiempo por la de los alumnos humanos de medianoche. Estar en el Consejo le permitía vigilar a los dos vampiros al mando y también tenía a mano los archivos de la escuela, que le daban a conocer datos secretos de la academia y de su pasado. Actualmente está ocupando su puesto de secretaria junto con sus tres compañeros, uno de los cuales, sin darse cuenta, se esta convirtiendo en alguien especial.

Grupo: Cruz Negra
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Elena Jenkins {en contrucción}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ficha de Elena Gilbert
» It's Time To Change {The Vampire Diaries} -Elite-
» Material de contrucción para religiosos
» Error en contrucción muros de Alcaldía
» [La Colisión de los Mundos] Abierto hasta el Apocalipsis (Dianne Albidane, Sloan Jenkins, Contanzie Albidane)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Evernight RPG :: ∙Archivos del Internado :: Expedientes-
Cambiar a: